SUKI

Sukita, tu espíritu zen inunda toda la casa, tan salvaje de aspecto pero todo corazón y amor. Vamos a extrañar tus saludos en la entrada, tus lametones y sobre todo la comprensión que nos ofrecías en nuestros días de bajón. Muchas gracias por enseñarnos que se puede vivir a otro ritmo y gracias por abrir tu gran corazón a quién ha querido compartir momentos de su vida en nuestro hogar.

  • Gato
  • 04/04/2008
  • 27/10/2021